0

¿Cómo lidiar con los conflictos laborales?

Los conflictos laborales pueden ocurrir en cualquier empresa u organización. En este artículo conversamos sobre cómo lidiar con ellos.

 

Se puede decir que un conflicto en el trabajo es una disputa entre los miembros de una empresa u organización debido a diferencias de opinión, intereses o por alguna divergencia sobre soluciones de problemas que surgen en el cotidiano.

Este tipo de conflictos es más común de lo que parece. En muchos casos, llegan a ser los principales motivadores para que las personas renuncien a su trabajo. Por ello, estar abiertos a conocer las causas de un conflicto ya es un paso para resolver los desentendimientos. Es decir que, lo ideal sería tratar de encontrar maneras para resolver esos conflictos de forma pacífica.

Surgimiento de los conflictos

hack my life fight GIF by truTV

La aparición de conflictos en el trabajo es inevitable, porque los involucrados en el funcionamiento de una organización o empresa tienen diferentes personalidades y estilos de trabajo. En estos escenarios, se suele dejar pasar esos problemas sin buscar ninguna solución, lo que termina por agravar el problema o empeorar el clima laboral.

Algunas veces, los mismos empleados involucrados en el problema son responsables de resolver el conflicto. Sin embargo, el rol del líder, es significativo no solo para resolver una dificultad, sino para desarrollar una cultura laboral que pueda prevenir inconvenientes más significativos en el lugar de trabajo. Esta cultura debe estar al servicio de la construcción de relaciones sólidas entre los miembros del equipo, por medio de la confianza y del respeto en todos los niveles.

Como consecuencia, si un conflicto se resuelve de manera efectiva, puede conducir al crecimiento personal y profesional. 

Causas de conflictos laborales

Michael Gags

Como mencionamos anteriormente, conocer las causas de los conflictos, ya es un comienzo para trazar soluciones. Algunas razones por las que surgen conflictos en el trabajo son:

  • Mala comunicación: diferentes estilos de comunicación pueden dar lugar a malentendidos entre las personas del equipo, provocando conflictos.
  • Intereses diferentes: cuando los involucrados se preocupan de modo exacerbado por sus objetivos personales, ignorando los objetivos y el bienestar del equipo.
  • Diferentes personalidades: cuando los miembros del equipo no comprenden y no aceptan el enfoque profesional de los demás, surgen conflictos. Se trata, en pocas palabras, de una intolerancia hacia el modo diferente del otro.
  • Bajo rendimiento: cuando una o más personas dentro de un área de trabajo no están trabajando bien o sus resultados representan una considerable caída, el conflicto es inevitable, porque otros colegas sentirán que no todos están haciendo todo lo posible para obtener buenos resultados.
  • Discriminación: antes de describirla, cabe decir que es grave. Se produce cuando alguien no recibe el mismo trato que los demás, por motivos de religión, orientación sexual, color, edad, aspectos físicos, etc.
  • Jefes tóxicos: la palabra “tóxico” ha entrado en nuestro vocabulario en los últimos años. Cuando el jefe no es un buen líder, esto tiende a generar conflictos. Un jefe tóxico es aquel que es intolerante, que no aporta al trabajo en equipo, no escucha, sino que impone sus ideas, y no permite que sus subordinados crezcan profesionalmente (Tal vez te interese leer: 6 tips para destacar como jefes).
  • Condiciones laborales deplorables: si los miembros del equipo trabajan en exceso y no tienen sus derechos reconocidos, esto provocará el aparecimiento de conflictos, porque exigirán lo que consideran justo. Esto también disminuirá la productividad, ya que no estarán motivados para hacer su trabajo.

Pasos para resolver un conflicto

 

Después de analizar algunas razones que suelen ser responsables por el surgimiento de conflictos laborales, es hora de dar el paso hacia la solución de los conflictos.

Hemos tratado de apuntar algunos pasos que pueden ser seguidos en común acuerdo por las partes involucradas en el conflicto, pero que también sirven de directrices para que una tercera persona – que puede ser del área de Recursos Humanos, un consultor o líder – pueda intervenir y plantear soluciones.

Habrá desentendimientos en los que los propios involucrados lograran llegar a acuerdos, no obstante, si esto no ocurre, será necesario que alguien los ayude a mejorar su relación laboral. De todas formas, estos son algunos pasos para resolver un conflicto de manera efectiva.

Power Rangers Fighting GIF

1. Encontrar un lugar seguro para conversar

Evita hablar frente a otros colegas, ya que esto puede generar aún más incomodidad. Asegúrate de que haya suficiente tiempo para que todas las partes expresen sus puntos de vista sobre el asunto.

 

2. Identificar la causa del conflicto

Define la causa del conflicto para comprender cómo se produjo en primer lugar. Habla con todas las partes para identificar cuál es el desacuerdo, pregúntales por qué no están satisfechos. Es importante lograr que todas las personas se entiendan mientras explican sus puntos de vista. Haz preguntas para obtener la mayor cantidad de información posible sobre ambos lados del problema.

3. Escuchar activamente

Escuchar es una de las principales claves, ya seas partícipe del problema o responsable de resolverlo. Mientras los implicados en el problema hablan, evita interrumpirlos. Puedes tomar notas para comprender mejor lo que están diciendo y luego hacer preguntas para asegurarte de comprender lo que han dicho. Cada parte debe tener el mismo tiempo para compartir sus preocupaciones. Adopta una postura asertiva y preocúpate por transmitir confianza para que las personas puedan hablar abierta y honestamente.

 

4. Identificar puntos de acuerdo y desacuerdo

Después de escuchar a ambas partes, identifica áreas de acuerdo y desacuerdo, y luego verifica esta información con todas las partes. Ten una conversación individual con los involucrados para comprender sus puntos de vista.

5. Priorizar las zonas de conflicto

Identifica cuáles son las áreas del conflicto más importantes. Luego, es importante dejar claro que el interés principal de todos es encontrar soluciones para resolver el conflicto.

 

6. Buscar diferentes alternativas y soluciones

Comparte ideas para desarrollar juntos soluciones efectivas para resolver el conflicto. Escribe las ideas que surjan en ese momento y motiva a las personas involucradas a trabajar en equipo para resolver el problema. Esto les ayudará a mejorar su relación.

 

7. Elegir la mejor solución y delegar responsabilidades

En esta etapa, se debe llegar a un consenso para elegir la mejor solución. Deben estar de acuerdo en encontrar un área común donde se sientan cómodos. A continuación, determinar las responsabilidades de cada parte para resolver el conflicto y cuáles serán los próximos pasos.

 

8. Evaluar el proceso y fortalecer la relación de trabajo

Al contrario de lo que podría parecer, encontrar una solución no pone fin al conflicto. Debes estar seguro de que lo establecido ha dado sus frutos. Si el conflicto ha sido manejado y resuelto de manera efectiva. Continúa monitoreando el problema y pregúntales a las partes cómo se sienten, quienes deben estar previamente comprometidos a evitar que el conflicto surja nuevamente.

¿Qué te han parecido estos tips? Coméntanos de algún conflicto que hayas tenido en el trabajo y cómo lo resolviste.

Equipo Editorial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.