0

Qué es la motivación intrínseca y para qué sirve

Hola emprendedor este post es para ti, gracias por visitarnos. Hoy hablaremos de un tema poco conocido, hablaremos sobre Qué es la motivación intrínseca y para qué sirve. 

Si eres un profesional y manejas personal a tu cargo o planeas hacerlo algún día, te aseguramos que este artículo te será de mucha utilidad.

Primero que nada vamos a definir qué es y para qué sirve.  

Qué es la motivación intrínseca y para qué sirve

La motivación intrínseca es exactamente lo opuesto a la motivación extrínseca, pero es necesario aclarar que ambas pertenecen a la misma familia y que pueden ser además, en algunos casos complementarias. 

Podemos destacar brevemente que la motivación extrínseca, se refiere a los diferentes factores externos que influyen en la motivación de una persona. Es decir, no nace del interior de la persona, sino que se trata de todos aquellos estímulos o recompensas que necesita el individuo para realizar una determinada acción o actividad.

Lo puede motivar simplemente a poner mayor interés y empeño en algo.

Bueno, una vez aclarado este punto podemos seguir avanzando.

La motivación intrínseca es la motivación que nace de la propia persona. Conduciéndola a realizar su trabajo, u otra actividad, sin necesidad de tener que recibir estímulos externos, como sería un salario o un aumento de sueldo.

Entonces el trabajador o el individuo, estará motivado en función de diferentes elementos como pueden ser: El disfrute de la realización de sus actividades, del desarrollo personal que le produce la obtención de resultados, del aprender cosas nuevas, de estar innovando y cambiando constantemente. Se siente a gusto porque se siente útil y relevante para algún proyecto, sea profesional o personal. 

El solo hecho de disfrutar del día a día en el trabajo lo hace una persona completamente valiosa, y se refleja su buena actitud en su producción o función básica dentro de la compañía. En pocas palabras esa energía natural que proviene de lo profundo de las personas con las que se sienten felices de hacer lo que hacen es la motivación intrínseca.  

Los tres sentimientos

A diferencia de lo que se logra con la motivación extrínseca (recompensas externas), con la motivación intrínseca logramos vivencias, sentimientos de eficacia y de dominio de la tarea. Suelen aparecer tres sentimientos vinculados:

  • La autodeterminación y autonomía: ser los directores de nuestra propia vida.
  • La competencia: controlar lo que hacemos, experimentar el dominio de nuestras habilidades.
  • Relaciones: interactuar, estar conectados y preocuparnos por los demás. Y por supuesto, la satisfacción por hacer algo propio y familiar

Al principio se pensó que ambos tipos de motivación eran independientes, pero Deci y Lepper mostraron que una actividad que contaba con un alto interés intrínseco podría verse disminuida si se introducían recompensas, a este hecho lo denominaron efecto de sobre justificación. Curiosamente, el sujeto perdía interés. El efecto negativo de la recompensa se conoce como el precio oculto de la recompensa.

Tiempo de un poco de historia al respecto

Para comprender de dónde viene el constructo psicológico de la motivación intrínseca, es importante saber cuáles son los orígenes de este concepto ligado a los procesos mentales que también están vinculados a lo que nos motiva. Estos se remontan a tiempos en los que ni siquiera existía la psicología como ciencia.

La motivación ha sido objeto de estudio en todas las épocas. 

Platón hablaba de la ira, el valor, los instintos, Aristóteles mencionaba las metas, Epicuro se centró en la búsqueda del placer y la huida del dolor. Pero todos tenían en común la búsqueda clara de las motivaciones de los hombres ya que ellas regían sus conductas, y estos grandes filósofos se dieron cuenta. Se iba creando una proto ciencia con ellos, basándose en el estudió de la mente, en ese momento para ellos entendida como alma. 

Luego mucho tiempo después, se estructuró la idea la Psicología científica, desde acá, recordaremos a McDougall (1908) quien recurrió a los instintos como explicación de la conducta, a Freud (1910) con la motivación inconsciente. 

Posteriormente, el conductismo de Watson y de Skinner no se ocuparon de este tema ya que entendían el aprendizaje como único motor de la acción, hasta que el neoconductismo a través de Clark Hull (1943) vio que no bastaba el aprendizaje para ejecutar una conducta.

Entonces no fue hasta las teorías de causación personal de los años 70 (De Charms) y la teoría de la autodeterminación de los años 80 (Deci y Ryan), que se empezó a hablar de motivación intrínseca.

Se puede decir que dicho concepto era estudiado y analizado, pero no tenía nombre. El mismo llegó tarde a las teorías gerenciales pero tenía décadas de fundamentos científicos detrás de ella.

Ventajas de la motivación intrínseca

Para continuar explicando este tipo de motivación, podemos mencionar algunas de las ventajas del mismo, estas pueden ser algunas de ellas: 

  • Combate el estrés. 
  • Estimula las relaciones humanas. 
  • Se generan mayores progresos personales y profesionales. 
  • En lo académico los estudiantes generan mejores resultados. 
  • En lo laboral logran objetivos importantes siempre. 
  • Es un ciclo auto generativo que no depende de poleas externas, y 
  • Mejora la salud de quienes la practican ¿

Muchas gracias por leernos hasta acá querido emprendedor, líder y colega. Nos veremos en otro post. 

Puedes seguir leyendo sobre: Autoconocimiento

 

Luis - Equipo Editorial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *