0

9 técnicas de oratoria para hablar bien en público

Usar técnicas de oratoria puede ayudarte a sobresalir en los ambientes académicos, en el trabajo e incluso en las conversaciones del cotidiano.

Pero, ¿sabes qué es oratoria? ¿Te suena esta palabra?

En pocas palabras, la oratoria es el arte de hablar bien en público, con elocuencia. Se trata de una forma específica de comunicación.

En el pasado se creía que la oratoria era como una característica innata de algunas personas, pero con el avance de las tecnologías y la investigación se descubrió que se trata más bien de algo que se puede aprender.

Para muchos autores, la oratoria puede ser considerada un arte, pero también una ciencia. Esto se debe a que tiene un aspecto objetivo, con características, técnicas y reglas específicas que se pueden aprender; y un aspecto subjetivo, como la personalidad o el carisma.

Desarrollar habilidades para hablar en público aumenta tu desempeño en cada situación en la que te comunicas, ya sea un círculo de amigos, una reunión de negocios o una presentación al público.

Es, además, una manera de aprender a manejar las emociones y, especialmente, controlar la ansiedad que suele manifestarse en situaciones en que se requiere hablar en público.

9 técnicas de oratoria para hablar bien en público

Hay algunas cosas que puedes hacer para desarrollar tu capacidad de hablar en público. ¡Por eso preparamos 10 técnicas de oratoria que te ayudarán!

1. Adaptabilidad

La adaptabilidad es la capacidad de adaptarse al contexto en el que te encuentras; ¡es algo fundamental!

Se trata de darse cuenta de cómo comportarse en relación con la audiencia, el entorno y el tema de la presentación

Esté atento a los interlocutores y busque retroalimentación constante en sus miradas, reacciones e interacciones.

El mismo mensaje se aplica al medio ambiente, mantén los ojos bien abiertos para ver el escenario en el que te encuentras.

Todos estamos sujetos a imprevistos y cambios, por lo que esta habilidad destaca el excelente comunicador y puede ser considerada como una de las técnicas de oratoria.

2. Conoce a tu audiencia

Saber quién es tu audiencia es muy importante para tener éxito en tu presentación. Normalmente, cuando recibes una invitación, ya lo sabes.

El mejor consejo aquí es organizar un guión basado en esta información, porque dependiendo del perfil de tu oyente, incluso el idioma deberá adaptarse.

3. Controlar los pensamientos

Las técnicas de oratoria corresponden al conjunto de métodos y herramientas para desarrollar un discurso eficaz, seguro y convincente, respetando el contexto en el que se desarrolla la interacción y buscando la atención del auditorio que puede estar compuesto por una o varias personas.

Un punto fundamental, en este sentido, es transmitir equilibrio y confianza en uno mismo. Esto implica un control efectivo de los pensamientos, tanto para no decir algo que genere arrepentimiento como para mantener un lenguaje corporal adecuado.

La primera forma de mejorar el control es la desensibilización. Ponte en situaciones de interacción con personas o simulacros para ir perdiendo el miedo poco a poco y entrenarte en el manejo de los pensamientos.

Hablar frente al espejo, formar un grupo de estudio y grabar videos puede ayudar con este entrenamiento.

4. Interactuar con la audiencia es también una de las técnicas de oratoria

Otra técnica utilizada a menudo por los mejores oradores es la interacción con la audiencia, así que piense en las preguntas que puede hacer durante su presentación.

No es necesario preguntarle a alguien directamente, la idea es hacer que la audiencia reflexione sobre tu pregunta o sienta curiosidad por la respuesta. Esa es una de las mejores maneras de mantener la atención de las personas por más tiempo.

5. Síntesis y objetividad

Hablar demasiado sobre un determinado tema puede resultar en desinterés por parte del público. Al mismo tiempo, ser demasiado superficial puede confundir a los oyentes. Por lo tanto, ¡cuidado con los extremos!

Ten en cuenta que al usar las técnicas de oratoria tu objetivo es comunicar un mensaje de forma clara y asertiva, para que todos los interlocutores puedan seguir su razonamiento. Presta atención a la complejidad del tema y profundiza según el ritmo de aprendizaje y absorción del grupo.

6. Cuide de tu presentación personal

En la búsqueda de buenas vacantes y promociones, es posible que te encuentres frente a numerosas situaciones en las que necesitas presentarte.

Piense en la primera reunión en una empresa, en un intento de convencer a un cliente, siempre habrá la necesidad de hacer una presentación y causar un impacto positivo.

Generalmente, la presentación personal se divide en dos partes. En la primera hablarás de ti mismo, y en la segunda del tema de la charla, entrevista, reunión, feedback, etc.

En algunas situaciones, uno de ellos puede prescindir o ser más largo de lo habitual, pero estos son los puntos a entrenar.

7. Técnicas de oratoria: aprende a manejar tu tono de voz

El tono de voz determina la personalidad y el estado emocional (o intención) del hablante. Esta técnica de habla es excelente para momentos dramáticos, en los que interpretas a un personaje para comunicar tu mensaje.

Cuando cambia el sonido de su voz para dramatizar a un personaje, el oyente conecta la información hablada y el contexto con ese tono de voz.

Si, en algún momento en el futuro, retomas el tono de voz que usaste antes, los oyentes recordarán naturalmente e incluso revivirán el contexto de ese personaje y la información dicha.

8. Respirar durante el habla

Otra enseñanza que proviene de las técnicas de la oratoria es la de respirar adecuadamente en la situación de habla, con el objetivo de controlar el nerviosismo. Lo ideal es mantener el diafragma; es decir, la popularmente conocida respiración con el vientre.

Intenta, durante la interacción, mantener también una postura erguida para facilitar la circulación del aire. Además, en los discursos a más de una persona, contener la respiración puede servir para recuperar la concentración.

9. Ritmo

El ritmo es el resultado de la combinación de varios elementos de la oratoria, como la entonación, la pronunciación, la velocidad y el volumen de la voz.

A menudo, su acento influye fuertemente en su ritmo al hablar. Algunos acentos son más rápidos y firmes, mientras que otros son más lentos y suaves. No hay ritmo incorrecto, siempre y cuando sus oyentes entiendan el mensaje final.

Si el ritmo del habla perjudica tu comunicación, puedes ajustar tus técnicas de habla para lograr una mayor claridad.

Lucas - Equipo Editorial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.